El Club

zarcologo

  • Qué es Zarco

Zarco nace como una respuesta a la preocupación de los padres por la formación de sus hijos. A través de las más diversas actividades, resulta un apoyo a los padres en esa formación, ayudando a los chicos a ocupar bien su tiempo libre, a la vez que se forman, hacen buenos amigos y aprenden cosas nuevas. Para ello, Zarco desarrolla actividades culturales, deportivas, de ocio y de formación humana y cristiana; cada una de ellas está adaptada a la edad y los estudios de cada chico.

Para garantizar este aspecto formativo, la orientación cristiana de Zarco está confiada al Opus Dei. El Opus Dei es una institución de la Iglesia Católica que busca difundir entre personas de toda clase, edad y condición, el mensaje de la llamada universal a la santidad en la vida ordinaria, a través del trabajo profesional y del cumplimiento de los deberes del cristiano. Para conseguirlo proporciona a sus miembros (y procura que todas las personas que participan en sus apostolados también lo reciban) una formación adecuada.

  • Quién puede participar de las actividades

Las actividades que se organizan en Zarco están dirigidas a chicos de entre 10 y 18 años (de 4º de Primaria hasta 2º de Bachillerato), y a sus familias. Y también hay actividades para universitarios, y para padres.

  • Los Preceptores

Cada socio tiene asignado un monitor (también llamado preceptor) que, de acuerdo con sus padres, le ayudará a mejorar en el estudio y en el aprovechamiento del tiempo, además de orientarle y acompañarle en el crecimiento como persona (hábitos, carácter, vida de piedad, etc.). Para que esta ayuda sea realmente eficaz, es imprescindible la comunicación entre los padres y el preceptor.

Padres de Zarco en el Festival de Navidad

Los preceptores que desarrollan su actividad en Zarco son voluntarios, dedicando gran parte de su tiempo libre e incluso colaborando económicamente con el proyecto del Club: lo que les mueve es una vocación de servicio a la sociedad, con especial atención a los jóvenes. Aparte de la extensa experiencia adquirida en el trato con gente joven, a lo largo del curso escolar tienen sesiones y cursos de formación en las que participan con la ilusión de ser cada día una ayuda más eficaz para las familias.

  • Qué se hace en Zarco

El estudio es la actividad central del Club, pues los hábitos de estudio y de trabajo personal resultan decisivos para la formación de los chicos. En torno al estudio se configura el bloque principal de la programación de actividades.

Hay también otras actividades relacionadas con la cultura o con los trabajos escolares: tertulias, proyecciones, cine-forum, visitas a museos y exposiciones, debates, fomento de la lectura, informática, multimedia, etc. En todas ellas se busca fomentar el interés de los chicos por el saber y por la cultura en un contexto atractivo, de acuerdo con su edad. También se da mucha importancia a las actividades relacionadas con el medio ambiente.

Otro conjunto amplio de actividades tiene un carácter más de entretenimiento -guitarra, aeromodelismo, etc. -, aunque no se deja de buscar en ellas ese ejercicio de las virtudes humanas de las que hablábamos antes.

Hay también actividades deportivas, que favorecen el desarrollo físico de los chicos y que, con un adecuado enfoque, ofrecen también un interesante componente formativo: compañerismo, trabajo en equipo, constancia, afán de superación, etc.

Un último bloque de actividades son de carácter asistencial: visitas a hospitales o residencias de ancianos, atención a los pobres, discapacitados, etc. A través de ellas se busca poner a los chicos en contacto con gente necesitada, para fomentar así su solidaridad con los menos favorecidos y enseñarles también a valorar más lo que tienen.

  • ¿Cómo se organiza y sostiene económicamente Zarco?

Los aspectos organizativos y económicos de Zarco corresponden a la Junta Directiva, pero con el fin de que el Club sea verdaderamente un apoyo en la formación de los padres, Zarco cuenta con un Patronato que coordina las actividades familiares, colabora en la gestión económica del club y ayuda a fijar objetivos. El club se sostiene con las cuotas que aportan los socios y con algunos donativos de particulares, antiguos socios y familias. Como es lógico, también se acude a subvenciones públicas para algunas actividades.

  • Protocolo de protección del menor

En la Asociación Juvenil Club Zarco contamos con un plan de protección del menor y normas de convivencia que se inspiran en la Convención de Derechos del niño de 1989, carta Europea de Derechos del Niño de 1992 y en la Ley Orgánica 1/1996 de 15 Enero de Protección Jurídica del Menor, así como en la Ley de Andalucía 1/1998, de 20 de abril, de los Derechos y Atención al Menor. Este protocolo está a disposición de cualquier persona que lo solicite a través del Presidente de la Junta Directiva o Director de la Asociación.

Descargar el texto completo sobre el protocolo de protección al menor

  • Opus Dei

La responsabilidad de la actividad formativa del club Zarco está confiada a la Prelatura del Opus Dei, una institución de la Iglesia Católica fundada en 1928 por San Josemaría Escrivá de Balaguer. El Opus Dei garantiza la orientación y vivificación cristiana de toda la actividad del Club juvenil. En todo lo demás –lo relativo a las cuestiones organizativas, técnicas, de gestión económica, aspectos jurídicos, etc.–, la responsabilidad corresponde a las personas que dirigen esta asociación, que es de carácter civil y laical.

sjev

San Josemaría Escrivá de Balaguer

Esa presencia del espíritu del Opus Dei se manifestará habitualmente en detalles como la insistencia en la seriedad y exigencia en el estudio, el impulso de los valores sociales y de servicio, fomento de las virtudes humanas, cuidado de los detalles pequeños, respeto a la libertad, clima de confianza y de cordialidad, protagonismo de los padres en el Club, etc.

Toda esa labor formativa y educativa del Club se traducirá igualmente en muchos aspectos prácticos, grandes o pequeños: pensar en los demás, felicitar al vencedor después de un partido de fútbol, dejar la habitación ordenada al acabar una actividad, no quejarse por las incomodidades que surgen en un campamento, vencer la timidez participando en un festival, o muchos otros detalles que son parte fundamental del ambiente que queremos que aquí se respire.

Otro rasgo propio de este espíritu es la atención personal e individualizada, con la que se procura que los chicos crezcan en todas las facetas de su vida, de acuerdo con el deseo de los padres. No sólo interesa que el chico sea un buen estudiante, o un buen deportista, o una persona que reza. Se trata de ayudarle en todos los aspectos de la persona: a ser un cristiano cabal, una persona de buen carácter, con virtudes humanas bien arraigadas y profundos valores sociales.

Para lograr todo eso es decisivo que haya una buena coordinación entre la labor formativa de los preceptores y de los padres. Quizá unos y otros, por separado, no lograríamos alcanzar las metas de las que hemos hablado; pero trabajando en buena sintonía sí podemos hacerlo.

  • Estos son nuestros datos de contacto:

map